ROMERIA EN HONOR A LA VIRGEN DEL ROSARIO

   El último domingo de mayo, se celebra en Navarredondilla la que ya empieza a ser su famosa Romería. La de este año será la séptima.

   Se trata de una fiesta que gira en honor a la Virgen del Rosario, patrona del pueblo, en cuyo honor se ha erigido una Ermita preciosa.

   Esta Ermita se encuentra enclavada -a unos 1300 m., aproximadamente, de altitud - en un paraje serrano digno de contemplarse. Desde allí, mirando hacia el norte, se contempla en todo su esplendor el Pico El Zapatero (2.146 m), que da nombre a la Sierra en que ejerce de rey del resto de los picos (Peña Cabrera: 1.976 m; El Cuchillo: 1.818 m.); si giramos hacia el este, tenemos una panorámica abierta y preciosa donde aparece Navarredondilla, recoleta y bella.

   La Ermita fue edificada en el año 1.995, fruto de la cooperación personal y económica de todos los hijos y descendientes de Navarredondilla. Es significativo que, a finales del siglo XX, en unos tiempos de clara secularización y ambiente desligado -por lo general- de motivos religiosos, este pueblo, encabezados y bajo la guía de su sacerdote, Don Justo García (hijo del pueblo a la vez que su actual párroco, gran conocedor de la historia no sólo del pueblo sino de todo El Valle del Alberche, con quien es un placer hablar y entrevistarse, pues, es un pozo de datos de la historia y geografía de nuestra tierra), decidiese levantar una Ermita dedicada a la Virgen. La raíz cristiana está en la base y es el origen, a veces subconscientemente, de la forma de ser y actuar de la gente de Navarredondilla. Deberíamos hacer todos un esfuerzo para, desde estas raíces cristianas, plantearnos nuestra situación actual: Qué hacemos, qué podemos y debemos hacer para que, siendo fieles a nuestra historia, sepamos vivir y encajar, en plenitud, en la vida moderna y actual que nos está tocando vivir.

   La Romería es la culminación de una serie de actos que comienzan con la bajada, desde la Ermita, de la imagen de la Virgen del Rosario hasta el templo parroquial.  Los de Navarre se preparan durante ese novenario previo para el domingo final: En procesión desde el pueblo se devuelve la imagen de la Virgen a su Ermita " a través -como escribió en hermoso canto el pasado año Francisco Javier Rodríguez- de un paisaje jalonado de frondosos fresnos, floridos romeros, cantuesos, retamas y margaritas". Las mujeres de Navarredondilla, cuya belleza es reconocida por todo El Valle, se engalanan con el traje regional para dar sabor y tradición a la fiesta.

   La jornada de Romería gira en torno a la Eucaristía como acto quicial, centro y culmen del resto del día. Tras su celebración, participada vivamente por todos -hay que ir a Navarredondilla para ver cómo canta todo el pueblo en la Misa- , sigue la tradicional subasta de banzos, que finaliza con una limonada, para continuar durante todo el día a base de canciones populares, cante y baile de jotas, amenizado todo al son de la gaitilla y típico tamboril. y partiendo y repartiendo la merienda.

   Si queréis y podéis ir a Navarredondilla el último domingo de mayo y participar con sus buenas y sencillas gentes en esta Romería, lo tenéis muy fácil: Si os acercáis al pueblo por la carretera C-500 desde Navalmoral, al llegar a Navarredondilla y nada más cruzar el puente tomáis un camino a la derecha, que se inicia en una cuesta empinada, y a 2 kms.,. aproximadamente, se encuentra la Ermita en el lugar llamado "El Canchalejo". Se puede ir en coche hasta el mismo lugar o, si se prefiere, darse un agradable paseo contemplando la naturaleza que, en esta época primaveral, se encuentra en su mayor esplendor.

   Lo dicho, paisanos: El último domingo de mayo ¡ a disfrutar de la Romería de Navarredondilla !

Román Encabo

 

 

Ver Fotos Romería 2002
Ver en Costumbres